La fila de los mancos

El mundo del séptimo arte: noticias, anécdotas, biografías (actores, directores,...),..., y, cómo no, los últimos estrenos cinematográficos.


Google




viernes, mayo 02, 2008

Iron Man

De todos los súper héroes que han poblado alguna vez las viñetas de un cómic de la Marvel, este Iron Man es probablemente uno de los más atípicos. Todo un caradura; un yupi con aires de divo; un playboy egoísta con las mujeres con las que se entretiene noche sí y noche también; un bebedor empedernido de whisky de malta; un comprador compulsivo de trajes de buen corte; un trotamundos con vista de lince para los negocios armamentísticos. En definitiva, todo un patriota. Hay en esta adaptación al cine del casi desconocido realizador Jon Favreau un intento claro de respetar e incluso potenciar las actitudes rebeldes de este vividor con súper poderes. Quizá porque eso facilita en gran medida el proceso de identificación del espectador con el machoman que tan certeramente interpreta el actor Robert Downey Jr., sin duda lo mejor de la cinta.

Ésta es un filme tranquilo, con menos puñetazos de los que cabe prever. Los efectos especiales son de gran factura, pero nada que no hubiéramos visto antes en 'Spiderman', por ejemplo. Es probable que los niños se aburran un poco y que los adultos lamenten que la tensión sexual que se percibe en todo momento entre Gwyneth Paltrow y Downey Jr. no se acabe consumando de alguna manera. Tampoco podrán evitar pensar que están viendo más de lo mismo, esto es, la película de súper héroes que nos han vendido siempre los americanos. Pero eso no es del todo cierto: se percibe un esfuerzo transgresor en Iron Man, sobre todo en la construcción del personaje protagonista y en el cariz cómico del mismo. Esfuerzo que es sin duda de agradecer.
El mensaje es claro: súper héroe podemos serlo todos, por muy hijos del capitalismo que seamos. Sólo hace falta una pizquita de fe, cierto ánimo de redención y conciencia social por un tubo, para que cualquier individuo con vocación de llevar los calzoncillos por encima de los pantalones pueda salvar el planeta de los males que la corrompen: la envidia, la ambición desmedida o la guerra de Afganistán, escenario equívoco al que se ha desplazado parte de la acción de este a ratos tronchante Iron Man que Hollywood acaba de parir.
Las dosis de patriotismo mal entendido las pone ese escenario mal estudiado. Los americanos son presentados como los salvadores buenos buenísimos de una sociedad oprimida por talibanes malos malísimos. Los simplismos teóricos despiertan a veces la mala leche del espectador, pero también es cierto que la película presume de cierto aire crítico hacia esa tendencia muy yanqui de arreglarlo todo a cañonazos. La suficiente para no caer en el panfleto nacionalista y ramplón. La justita para no enfadar a Bush...

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home